Análisis: “En el fondo del caño hay un negrito”

En el fondo del caño hay un negrito” de José Luis González

Por: Glodarys Santiago

La obra “En el fondo del  caño hay un negrito” del escritor y político José Luis González trata de la diferencia entre clases sociales, la pobreza y humildad, la lucha y el sacrificio.  González también deja expuesto el tema del desempleo y como la industrialización en San Juan afecta a la sociedad en varios sentidos. Específicamente la historia trata de una familia compuesta de padre, madre y un infante que viven en extrema pobreza en un caño.

La historia da comienzo con un negrito llamado Melodía de solo meses que se levanta y gatea hasta el borde de la vivienda. Al verse en el agua se encuentra con su reflejo, creyendo que era otro negrito y se ríe. El padre despierta y le llama la atención. El bebé obedece y se aleja.  Claramente nos da la idea de que es una familia pobre que vive aledaño de un cuerpo de agua.

El padre levanta la madre y ella reacciona sobresaltada. Ataca el hambre en familia, pero la realidad es que al ser una familia pobre no cuentan con los recursos necesarios para la alimentación de ellos ni de su hijo. El padre decide salir a trabajar y buscar ganar algún dinero para cubrir de alguna manera la necesidad de alimentación de su familia. El hombre marginado reacciona ante la sociedad acomodada que, como ejemplo,  cuenta con un vehículo de motor para transportarse mientras este se ve limitado a caminar o usar transporte colectivo, si es que puede pagarlo, para moverse de un lugar a otro y conseguir el trabajo que se pueda. El hombre ve el movimiento de los vehículos que pasan cerca de su vivienda y expresa a manera de burla y con menos precio “pendejos” en una clara expresión de un sentimiento de resignación.

Luego cuando la madre está ocupada preparándole el guarapillo, Melodía se asoma nuevamente a ver a su amigo negrito, llega hasta el borde y él  lo mira y lo saluda. En eso lo llama la madre que el guarapillo estaba hecho y Melodía obedeció los gritos  salvando su vida nuevamente. La inocencia y curiosidad del niño lo lleva a estar en peligro ya que constantemente estaba buscando su reflejo en el agua, además era un método de diversión para el bebé.

Dos mujeres que vivían en el área seca, observaron y criticaron las condiciones en las que vivían estas personas pues ellas también eran pobres. Observaremos que cada clase social se subdivide y que algunas personas son más pobres que otras. Dicen que las cosas cambian cuando menos se lo espera.

El padre ha culminado su empleo en Isla Verde  y va a pie a su casa pero antes para a comprar algo de comida y la leche de su bebe. Lo que nos da a entender que aun dentro de su limitación económica establece como prioridad las necesidades de su familia de alimentación. Este es el pan nuestro del puertorriqueño, gran jornada para unos centavos, la necesidad hace el sacrificio. Al final Melodía se tira al caño, no fue un suicidio, pero si en busca de algo más lindo. Fue una muerte accidental, pues se fue en busca de su amigo.

Me fue de sumo interés esta narración porque expresa la realidad de un sector que ha sido marginado el cual, aún, hoy día no ha recibido la atención y ayuda que requiere. También relata como el puertorriqueño trata de buscar el peso día a día para poder satisfacer las necesidades básicas de él y su familia.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s